Arriba y abajo

Imprimir
PDF

arribayabajoweb

Este globo terráqueo está colocado de la forma en la que creemos estar siempre verticales con los pies hacia abajo (se conoce como Tierra paralela).

En el módulo se puede observar a los personajes situados en los distintos lugares, y la posición que ocupan respecto a nosotros. Aunque pueda parecer otra cosa, todos están de pie.

La vertical de cualquier punto de la Tierra siempre va dirigida hacia su centro. Para nosotros, la chica de Nueva Zelanda está hacia abajo, pero para ella somos nosotros los que estamos boca abajo.

Los conceptos de “arriba” y “abajo” son relativos, y dependen de la posición que ocupemos respecto a la esfera terrestre.

Debido a su forma y a la gravedad que hace que cualquier objeto se sienta atraído hacia el centro de la Tierra, todos los habitantes del planeta se situarán de manera que su dirección cabeza-pies pase por este centro.

Cuando nos situamos en una porción pequeña de terreno, creemos que todas nuestras verticales son paralelas; sin embargo cuando el espacio es mucho mayor advertimos que dejan de serlo, como se observa en la esfera de este módulo.

En términos coloquiales solemos decir que nosotros estamos de pie y nuestros antípodas están boca abajo; estos antípodas deben pensar lo mismo de nosotros.

Lo que queremos mostrar en el módulo es, fundamentalmente, que estos términos “arriba” y “abajo” son relativos, es decir, no tienen sentido por sí solos, y deben expresarse siempre con relación a algo que tomemos como referencia.

Teniendo en cuenta el efecto de la gravedad que hace que todos los cuerpos se mantengan en posición vertical y dirigidos hacia el centro de la Tierra, se puede plantear la siguiente cuestión: si suponemos que hacemos un orificio que atraviese la Tierra desde nuestra posición hasta la de nuestros antípodas, y dejamos caer una piedra hacia el centro de la Tierra, ¿qué recorrido haría?

 

english